LA CORUÑA: Provisión de Dios en la Costa de la Muerte

Actualizado: ene 5


En un fin de semana cuando se pronosticó un temporal tan fuerte que incluso le puso el nombre de “Alex”, la gran sorpresa fue que a la mañana siguiente a nuestra llegada a Finisterre, el sol nos siguió por todas partes, de tal forma que en una escena en la playa donde esperábamos lluvia, tuvimos que usar el paraguas como sombrilla para dar sombra a las escenas.




Nuestro protagonista para este episodio era Miguel Vilas, nativo de La Coruña, y pastor en la zona. Él tenía toda la pinta de ser un marinero naufragado en la Costa de la Muerte, el escenario de nuestro episodio y lugar de muchos naufragios a lo largo de la historia. No solamente narraba con mucha expresión la historia de un naufragio famoso de Finisterre, (traducido literalmente como “El Fin de la Tierra”); no solamente comunicaba con soltura y emoción su propio testimonio de su naufragio espiritual; sino que también estaba dispuesto a todo, incluso a sumergirse en el Océano Atlántico en octubre, y no sólo una vez, sino cinco veces. (¡Hay que ver el episodio para verlo!)



Los planos que Dios nos proveyó a lo largo del los dos días de rodaje incluían una luz magnífica que destacaba la cruz en el faro de Finisterre; una puesta de sol espectacular desde el mismo faro, olas bravas, costas rocosas y faros pintorescos.



También Dios nos guió al lugar perfecto para la entrevista de Miguel - el Castelo de San Carlos, también conocido como el Museo da Pesca, donde conocimos a Manolo, un guía muy hospitalario y con quien pudimos compartir el evangelio durante nuestro tiempo allí. Pudimos filmar a Miguel sentado en las piedras antiguas del viejo castillo, con la mar y sus olas de fondo, y al apagar la cámara Marta, sintió la primera gota de agua en su frente. Dios nos guardó de la lluvia y del temporal.




La visita al pequeño pueblo de Camariñas nos otorgó planos hermosos del “puerto seguro”, de las “cuerdas de amor”, del faro y del cementerio inglés de otro naufragio famoso en la Costa de la Muerte.







Dios también nos regaló una cita divina desde el faro de Finisterre. Fuimos a grabar la puesta del sol la última noche, y Maritza hizo una presentación en Facebook Live con una canción y mensaje evangelístico. Un joven que en ese momento había terminado su camino de Santiago estaba escuchando atentamente y respondió al llamado, y Jacob pudo hablar con él y orar con él. El apoyo en oración se manifestó en la provisión de Dios durante todo el viaje de rodaje.


Escrito por Karen Prevost










71 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo