LA CORUÑA: Provisión de Dios en la Costa de la Muerte

Actualizado: ene 5


En un fin de semana cuando se pronosticó un temporal tan fuerte que incluso le puso el nombre de “Alex”, la gran sorpresa fue que a la mañana siguiente a nuestra llegada a Finisterre, el sol nos siguió por todas partes, de tal forma que en una escena en la playa donde esperábamos lluvia, tuvimos que usar el paraguas como sombrilla para dar sombra a las escenas.




Nuestro protagonista para este episodio era Miguel Vilas, nativo de La Coruña, y pastor en la zona. Él tenía toda la pinta de ser un marinero naufragado en la Costa de la Muerte, el escenario de nuestro episodio y lugar de muchos naufragios a lo largo de la historia. No solamente narraba con mucha expresión la historia de un naufragio famoso de Finisterre, (traducido literalmente como “El Fin de la Tierra”); no solamente comunicaba con soltura y emoción su propio testimonio de su naufragio espiritual; sino que también estaba dispuesto a todo, incluso a sumergirse en el Océano Atlántico en octubre, y no sólo una vez, sino cinco veces. (¡Hay que ver el episodio para verlo!)



Los planos que Dios nos proveyó a lo largo del los dos días de rodaje incluían una luz magnífica que destacaba la cruz en el faro de Finisterre; una puesta de sol espectacular desde el mismo faro, olas bravas, costas rocosas y faros pintorescos.



También Dios nos guió al lugar perfecto para la entrevista de Miguel - el Castelo de San Carlos, también conocido como el Museo da Pesca, donde conocimos a Manolo, un guía muy hospitalario y con quien pudimos compartir el evangelio durante nuestro tiempo allí. Pudimos filmar a Miguel sentado en las piedras antiguas del viejo castillo, con la mar y sus olas de fondo, y al apagar la cámara Marta, sintió la primera gota de agua en su frente. Dios nos guardó de la lluvia y del temporal.




La visita al pequeño pueblo de Camariñas nos otorgó planos hermosos del “puerto seguro”, de las “cuerdas de amor”, del faro y del cementerio inglés de otro naufragio famoso en la Costa de la Muerte.







Dios también nos regaló una cita divina desde el faro de Finisterre. Fuimos a grabar la puesta del sol la última noche, y Maritza hizo una presentación en Facebook Live con una canción y mensaje evangelístico. Un joven que en ese momento había terminado su camino de Santiago estaba escuchando atentamente y respondió al llamado, y Jacob pudo hablar con él y orar con él. El apoyo en oración se manifestó en la provisión de Dios durante todo el viaje de rodaje.


Escrito por Karen Prevost










19 vistas0 comentarios

© 2020 por ONTHEREDBOX