• karenprevost1

CÁDIZ: Como un cerdito deja huella

Actualizado: jun 7

La historia para la provincia de Cádiz empezó con el testimonio de una joven que vino a Cristo porque su hermanito bajaba una cuerda y pinza por la ventana de su piso y los vecinos de abajo colocaron en la pinza un folleto evangelístico basado en la historia de Los Tres Cerditos. Al subirlo, su hermanito lo dejó en la mesa del comedor, y cuando ella llegó a casa, le llamó la atención, lo leyó, y el Señor tocó su corazón. Después de convertirse, esta joven, Mari Carmen, dedicó toda su vida al ministerio infantil en España y Perú.







De ahí vino la inspiración de producir este vídeo para niños, usando un cerdito de verdad. Así que empezamos la búsqueda de un cerdito e incluso por primera vez oramos por un cerdito en la sala de oración del ministerio de ONTHEREDBOX en Madrid. Después de varias semanas sin éxito, estábamos a dos días de nuestro viaje de rodaje, y recibimos el contacto de un hombre de Chiclana, de dónde proviene Marta, nuestra videógrafa. El hombre no solo tenía una cerdita miniatura, que son más pequeños y dóciles que otros cerdos, sino que también estaba dispuesto a dejarnos grabarla en su finca al día siguiente, junto con una gran variedad de animales allí.



Los directores de cine desaconsejan filmar animales ni niños, pero no prestamos atención a ese consejo y filmamos tanto animales como niños para esta historia con el favor de Dios.


Pero hay algo más ligado a la historia de Mari Carmen. Recién convertida, ella y su hermano mayor, que también se convirtió con ella, estaban evangelizando en la calle en Cádiz, y una familia estaba pegada a su ventana escuchando. El padre acababa de perder a su mujer en un accidente trágica, y se había quedado viudo con cuatro niñas pequeñas. Toda esa familia vino a Cristo a través del ministerio de Mari Carmen y su hermano. Ese padre era el abuelo de Marta, y una de las niñas era su madre. Mari Carmen también ha ministrado a Marta de pequeña en campamentos de niños durante muchos años. Y ahora Marta, la tercera generación bendecida por Mari Carmen, vuelve a Cádiz para filmar su historia.



Esto me sirve de lección de nunca tomar en poco lo que inviertes en otras vidas, especialmente en los niños. Porque lo que siembras en ellos puede llegar a tocar generaciones venideras. Mari Carmen lleva 50 años sirviendo a Cristo, y ella ha dejado huella en muchas generaciones.


Karen Prevost


32 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo